REDES SOCIALES2

Administrador

viernes, 3 de julio de 2015

Spinoza: Filosofía práctica

 

«Decidme qué os llevó a leer a Spinoza. ¿Fue porque era judío?
― No, Vuestra Merced, ni siquiera sabía que lo fuese cuando di con su libro. Y, por otra parte, si leisteis la historia de su vida, habreís advertido cuán poco se le quería en la sinagoga. Encontré el volumen en un chamarilero de la ciudad vecina; le pagué un kopek, avergonzádamente en un principio por derrochar un dinero tan duro de ganar. Más tarde leí unas páginas, y después he continuado como si una ráfaga de viento me empujase por la espalda. No lo he comprendido enteramente, ya os lo he dicho, pero, cuando se abordan ideas como éstas, es como si se cabalgara sobre la escoba de una bruja. Ya no era el mismo hombre...
―¿Querríasis explicarme qué significación encontráis a la obra de Spinoza? En otras palabras, si es una filosofía, ¿en qué consiste?
― No es fácil decirlo. Conforme a los asuntos tratados en los distintos capítulos, y aunque todo se componga subterráneamente, el libro significa cosas diferentes. Pero creo que significa, sobre todo, que Spinoza quiso hacer de sí mismo un hombre libre, tan libre como era posible, teniendo en cuenta su filosofía, si comprendéis lo que quiero decir y esto llevando hasta el fin sus pensamientos y enlazando todos los elementos entre sí, si Vuestra Merced tiene a bien excusarme este galimatías.
―No es mala forma de abordar el problema.
Por el hombre más que por su obra. Pero...»

Bernard Malamud, El hombre de Kiev

No hay comentarios:

Publicar un comentario